LA FELICIDAD ES TU DERECHO

Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra.
Salmo 119:25

A veces en nuestra vida nos encontramos en un callejón sin salida, vemos nuestra vida destruida, nuestra vida acabada, y entramos en un laberinto sin salida, en una gran desesperación. Las personas pasamos por enfermedades, problemas en el trabajo, problemas de nuestros hijos, que muchas veces caen en la droga, problemas en el matrimonio y con nuestra pareja y así de repente, por estos problemas podemos llegar a una situación inmanejable, en una ruta sin retorno, literalmente hundidos, en un divorcio, en una enfermedad incurable, hijos desaparecidos del hogar, maridos o esposas alejadas.

Sin embargo, en el salmo de David nos entrega una esperanza, sí él nos recuerda reclamar al buen Señor sus promesas, su palabra. ¿Y cual es esta promesa?, la que Jesús nos dejó cuando Él estuvo con la humanidad en el principio de la cristiandad: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”.(Mateo: 7-7) y además nos agrega:  “Y todo lo que pidiereis al padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.” Juan 14:13.

El gran problema de la humanidad, es que no creen, no tienen confianza en las palabras de Jesús, y tratan de salir de sus problemas por sus propias fuerzas, y el problema termina por hundirnos aún mas y sin solución. Pero, ¿sabes?, el poder de Dios es inmensurable, el puede levantarnos del fango y salir de la desesperación. Si Dios que hizo los cielos, la tierra y todo el universo, como no va a solucionar nuestros problemas. Jesús mientras estuvo en la tierra sanó y ayudó a cientos de personas, incluso, los volvió de la muerte, ¿no crees que El sí puede solucionar tu gran problema?.

==> Seguir Lectura

Muchas personas piensan que los milagros son sólo cuando se inicio el cristianismo, en la época que vivió Jesús ern la tierra, o que sólo son lindas historias, pero no, los milagros y la mano de Dios se ven todos los días, solo que estamos tan alejados del creador, que nuestra atención, vista y oídos están centrados en el problema, así los árboles no nos dejan ver el bosque. En mi vida yo he visto muchos milagros, de situaciones que aparentemente, no tenían solución.

Hace dos años atrás, llegue a una clínica de Santiago aquejado de un gran dolor de cabeza, me hicieron un escáner y el médico de urgencia apareció con el resultado y acercándose a mí me dijo con una cara muy triste: “Siento decirle que Ud. está teniendo un accidente cerebro vascular”. Si bien para el médico se trataba de un evento de suma gravedad, donde la muerte ronda por mi cabeza con muy mal pronóstico, yo sólo atiné a pedir a Dios en oración, que El me rescatara de la muerte. Y así sucedió, salí adelante, en una semana ya estaba en mi casa sin mayores problemas. Cuando el neurólogo me revisó después de 7 días pasado el suceso, vio el resultado de la resonancia cerebral, me dijo: ”realmente no entiendo como se sanó tan bien y tan pronto del bloqueo de sus venas del cerebro, los trombos han desaparecido por completo”. Entonces yo le pregunté: Doctor, cree Ud. en Dios?, el contestó: “Si, si creo”. A lo que conteste: “Pues eso es, la mano del buen Señor”

Imagino que Dios hace los milagros por algún motivo, en el caso de la resurrección de Lázaro después de cuatro días fallecido, fue para mostrar el poder del Hijo de Dios, cuando el pueblo de Israel pasó el Mar Rojo, se abrieron las aguas para que pasaran, lo hizo por su pueblo, pero también sirvió para mostrar a los egipcios e israelitas quien era su Dios.

No todos los milagros son reconocidos como tal, muchas personas han vivido situaciones límites, sin darse cuenta que está la mano de Dios. Así querido amigo, tu problema, si lo tienes, tiene solución, para Dios todo es posible, El todo lo restaura, tu salud, tu matrimonio, tus hijos, tu vida, tu felicidad. Lo que para nosotros, los humanos es un imposible, para Dios le es posible. Entonces querido lector te digo: La felicidad es tu derecho. Jesús nos dijo: yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.” (Juan 10:10)

Si estas pasando por un mal momento, si tu vida se ha vuelto incierta, escríbeme, orarémos por ti, y si lo deseas, tambien te podemos visitar. Que el buen Señor, te de paz, amor y prosperidad.

Rafael Arriaza, es Chileno / Español, MBA en Economía por la U. Autónoma de Madrid y Empresario en Chile

Déjanos tu comentario

Y recibe tu respuesta.

  1. orlando parra mellado dice:

    lindo comentarios . bendiciones

    1. Rafael Arriaza dice:

      Estimado Orlando: Gracias por tu comentario, Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *